Esclavo en las profundidades del mar

Un viejo marino les había advertido que se acercaban tormentas, pero lo habían ignorado por la premura de entregar la carga y de volver a ver a sus familias. Después de un año entero de viajar por los grandes mares en un viejo galeón, al fin un trabajo los llevaría a su tierra natal. La alegría colmaba el barco con la noticia, por lo que ninguno quiso demorar un día más en salir de vuelta al mar. Así que alistaron todo rápido para salir antes del mediodía, confiando en que no los alcanzaría ninguna tormenta.

Según el trazo que habían marcado en un mapa, no les llevaría más de tres días volver a ver tierra. Sin embargo, para su desdicha, la tormenta los alcanzó a mitad de viaje. Las aguas golpearon violentas contra el barco, agitándolo con ayuda de los fuertes vientos y la lluvia que apenas dejaba ver más allá del metro. Los gritos apenas se llegaban a oír pero sentían que había extraño en esa tormenta. Entre el ruido de la naturaleza demostrando un poco de su poder en carne propia, algunos marineros oyeron una dulce canción. 

Todos se sujetaron firmes a las cuerdas y postes pero, ante un descuido, Moreno se había arrojado al borde del barco, alcanzando a tomar la mano resbalosa de Tito. Otros intentaron acercarse para ayudarlo pero apenas lograron ver, con espanto, cómo el mar se tragaba al muchacho. Éste deseó haber tomado más fuerte la mano de su mejor amigo. Pensó en el anciano, que les había advertido en el muelle, en el momento en que sintió sus manos resbalar y alejarse del barco junto a una ola. 

Enseguida el rostro de Clara cruzó su mente y se arrepintió de no haber sido más paciente. Ahí, en pleno océano, hundiéndose hacia la oscuridad, pensó en el rostro de su amada, el cual no volvería a ver. A punto de rendirse y soltar el poco aire que quedaba en sus pulmones, unas manos escamosas le tomaron por los brazos y una bella sonrisa apareció frente a él. El terror lo inundó al ser testigo de una de las más peligrosas leyendas de los grandes mares. En ese instante deseó morir, pero la joven sirena no se lo permitió. Lo arrastró, entre besos paralizantes, hasta su hogar en las profundidades, donde lo usarían para hacer prevalecer su especie.


¡Holitas! ¿Qué tal te ha parecido este nuevo relato? El año pasado escribí esta historia más corta, de apenas cien palabras, pero para esta «re-publicación» decidí expandirla un poco y darle más detalles. Esta es mi historia para el segundo reto de escritura en Sueños de Tinta. La consigna era «escribir una historia que se lleve a cabo bajo el agua», por lo que he elegido usar tanto la lluvia como el mar.

Espero que te haya gustado y te animo a dejar tu opinión en la cajita de comentarios.

Comentarios recientes

  • Jose Lezcano
    10/02/2020 - 6:19 pm · Responder

    Te ha quedado una historia muy bonita, aunque esa mezcla de candidez y maldad de las sirenas no la había leído nunca.¿Lo salva realmente? Jejejej, has acabado con el viejo mito de la imagen amable de las sirenas.
    ¡Hasta tu próxima historia!

    • Gisela "Bleiÿ" Brito
      12/02/2020 - 4:10 am · Responder

      Muchas gracias por tu comentario, Jose. Me alegra que te gustara el relato y que hayas descubierto una nueva cara de las sirenas. Me dan ganas de hacer más relatos de sirenas malvadas tras leerte, jaja.

      ¡Que tengas una excelente semana!

  • Gabriela Laya
    11/02/2020 - 9:31 pm · Responder

    Hola! wooow me encanto, en serio me atrapaste, quede tipo y después que paso? jajaja y más por cosas de sirenas siempre me llaman la atención, espero leer mas de tus historias. :3

    por cierto quieres participar en mi TAG de ¿Por donde empezar con un Blog? esperare tus respuestas, aquí te dejo el link https://forms.gle/boBPQSUrXddiEU2MA nos vemos :3

    • Gisela "Bleiÿ" Brito
      12/02/2020 - 4:13 am · Responder

      ¡Bienvenida, Gabriela! Me alegras mucho con tu comentario y el final del hombre queda abierto a la imaginación del lector por ahora, jaja.

      Sobre el cuestionario, gracias por invitarme. Ya pasé por el tag y lo completé basándome en mi experiencia bloguera.

      Nos leemos pronto.

  • Cyn Romero
    26/02/2020 - 12:22 am · Responder

    Qué pena por el protagonista, qué bueno por los que leímos la historia. Me encantan las historias con sirenas y las que tienen finales escabrosos, así que esta tenía ambos ingredientes.
    Me gusta el espacio, tenés muy buen gusto para el diseño y me sacaste una sonrisa con el toss a coin del costado, casi escucho a Jaskier cantando en mi cabeza.
    Un abrazo enorme.

Deja un comentario

Hola, soy Gisela

Me encanta escribir historias de fantasía, terror y otros géneros. En este blog podrás leer relatos y microcuentos que escribo a partir de retos de escritura en los que participo.

 

Únete a mi lista de correo y no te pierdas nuevas publicaciones